Inicio
   
 
El género como construcción social (unidad didáctica) Imprimir E-mail
Esta unidad se centra en el estudio de una pequeña selección de obras de arte que recogen un planteamiento acerca del género (la distinción masculino-femenino) como una construcción artificial derivada de las diferencias biológicas sexuales (varón y hembra).

 >> version flash    

>> descargar flash (.zip) 

>> version .pdf

 
Esta unidad se centra en el estudio de una pequeña selección de obras de arte que recogen un planteamiento acerca del género (la distinción masculino-femenino) como una construcción artificial derivada de las diferencias biológicas sexuales (varón y hembra).

Ser mujer significa ser femenina y cariñosa. Ser hombre significa ser fuerte y no llorar nunca. ¿¿¿????¿Estáis de acuerdo? ¿Quién ha dicho esto? ¿Una mujer no puede ser fuerte? ¿Un hombre no puede ser cariñoso? ¿De donde viene esta confusión? ¿Por qué los papeles de hombres y mujeres están determinados a priori? Vamos a analizar detenidamente de dónde vienen las diferencias atribuidas tradicionalmente a hombres y mujeres y que son el origen de las discriminaciones que sufren numerosas personas por cuestión de su sexo.

Image 

Antoni Muntadas, Ladies and Gentleman, 2001

El sexo es una realidad biológica; es indiscutible que los seres humanos presentamos órganos sexuales diferenciados que nos otorgan una función diferente en las relaciones sexuales y de reproducción. Es una diferencia evidentemente física que no implica en principio diferencias fundamentales de carácter psicológico, social o emocional. Es simplemente, al igual que en muchos otros organismos vivos, una diferencia corporal que atribuye a unas personas órganos sexuales macho y a otras órganos sexuales hembra.

Sin embargo la cultura occidental, aunque también otras culturas, ha otorgado a la diferencia biológica un contenido psicológico y especialmente social. Se ha construido el concepto de género masculino y género femenino, que se corresponden con las personas con órganos sexuales macho y hembra respectivamente y a estos géneros se les han otorgado características de personalidad individual y social, actitudes, creencias, roles y en general estereotipos que determinan cómo han de ser los hombres y las mujeres. De esta manera se ha ido creando la idea de dos grupos de individuos, el masculino en oposición al femenino.

En la siguiente imagen del artista Francesco Clemente , encontramos una clara descripción de la personalidad que se atribuye tradicionalmente   a hombres y mujeres. En el centro hay una figura dividida en dos que presenta a la derecha los rasgos físicos que se atribuyen al varón (al hombre) y a la izquierda los rasgos físicos y la vestimenta que se atribuyen a la hembra (la mujer). A cada lado del cuadro, correspondiendo con cada lado de la figura aparecen símbolos y dibujos que nos indican cuales son las actividades, las preocupaciones y el lugar en el mundo para hombres y mujeres. En el lado del hombre hay armas y también herramientas, hay un caballo, una hoguera, un puente, etc...El género, podemos interpretar a partir de estos símbolos,   ha atribuido a los hombres la obligación de ser fuertes, violentos, salvajes y libres, dedicados a la guerra, a la ciencia y a la vida en sociedad. A la derecha del cuadro, los símbolos son muy diferentes. Encontramos una casa, unos zapatos, un espejo, animales, paisajes, un paraguas. La mujer, según ha establecido tradicionalmente la sociedad ha de ser tranquila, vivir en el interior de la casa, presumida, frágil, con necesidad de protección, dedicada a la maternidad, etc....

Image

Francesco Clemente, Hemafrodita , 1985

En la siguiente imagen podemos ver una obra de la artista Ada Ghamer . Se trata de dos trajes a modo de funda o doble piel.   Aunque son prácticamente iguales podemos diferenciar muy fácilmente cual corresponde a un hombre y cual corresponde a una mujer. Son sutiles diferencias formales, altura, anchura, las que nos permiten identificarlos por un proceso de interiorización que asigna a los diferentes sexos diferentes actitudes y gestos, a los diferentes cuerpos diferentes maneras de ser.

Image

Ada Ghamer, Ken ama a Barbie, Barbie ama a Ken , 1995

Se titula Barbie ama a Ken y Ken ama a Barbie y podemos entender que se trata también de una manera irónica de presentar los estereotipos sexuales que determinan las relaciones de pareja. La mujer ha de ser femenina y seductora y ha de amar a un hombre fuerte y dominante que la proteja. ¿Puede Barbie amar a un hombre que no encaje en el estereotipo masculino? y Ken, ¿puede enamorarse de una mujer fuerte e independiente?

Los estereotipos de género se han ido consolidando con el tiempo y han penetrado profundamente en la sociedad que ha llegado a identificar ser mujer con ser femenina y frágil y ser hombre con ser masculino, fuerte y salvaje. En esta oposición continua, se ha establecido también la superioridad del hombre sobre la mujer que se ha visto obligada a someterse a su dominio. Se ha visto relegada a la casa, a la intimidad y su desarrollo social y personal se ha visto restringido a los terrenos que el hombre a considerado. Las responsabilidades, el éxito social y laboral han sido tradicionalmente patrimonio exclusivo de los hombres, mientras que la casa, los hijos y la familia han sido una obligación femenina.

La identidad de género es algo que se comienza a construir desde el nacimiento. En el momento que se le asigna un sexo al feto (incluso antes de nacer) se le empieza a tratar de una manera diferente según sea varón o hembra. Incluso se asignan unos colores determinados a su vestimenta, azul para los niños y rosa para las niñas. Es un proceso social que dura toda la vida y que determina la conducta de los individuos.

Robert Gober ha realizado diversas obras en las que se reflejan su preocupación por estas cuestiones, por cómo el cuerpo y el sexo determinan un género y por tanto una posición social. En esta obra encontramos un objeto que nos remite a una parte del cuerpo, el tronco que es mitad cuerpo de hombre y mitad de mujer. Solamente un poco de pelo y la diferencia del tamaño del pecho nos hace identificar dos personas diferentes, pero ¿es esto suficiente para determinar cómo han de ser los individuos? Es indiscutible que las diferencias corporales existen, pero ¿determinan realmente la personalidad? ¿Hacen superior al hombre sobre la mujer?

Image

Robert Gober, Sin título , 1991

En la siguiente imagen podemos ver una obra de Jana Sterback que nos plantea los mismos interrogantes. Sobre un cuerpo de mujer ha colocado una prenda transparente a la que ha añadido vello masculino. Es una declaración directa de que una mujer tiene las mismas actitudes y comportamientos que el hombre, es libre de elegir su identidad, es fuerte e independiente y no tiene porque someterse a las normas que el género le impone.

Image

Jana Sterback, Hairshirt , 1993

Vamos a concluir esta pequeña introducción al tema de la construcción social del género con una obra de Sarah Lucas que de manera muy irónica nos plantea lo exagerados que pueden llegar a ser los estereotipos que la sociedad ha establecido para hombres y mujeres y que se reflejan en multitud de imágenes, y comportamientos que vemos todos los días en la calle, en la televisión, etc...en definitiva en todo nuestro entorno y que es muy importante aprender a identificar para evitar que continúen repitiéndose.

Image

Shara Lucas, Au Natural , 1994

En un colchón la artista ha colocado un pepino y dos naranjas a un lado y dos melones y un cubo al otro. Estos objetos, tan cotidianos y que nada tienen que ver con la identidad sexual de los individuos nos remiten sin embargo muy rápidamente a un hombre y una mujer. El pepino y las naranjas simbolizan el órgano sexual masculino y los melones y el cubo los femeninos.

Es una broma visual que nos habla de cómo el lenguaje y la cultura de las imágenes transmiten, a veces sin que nos demos ni cuenta, una serie de normas y prejuicios que encasillan a los individuos en las actitudes y comportamientos que se consideran adecuados. El cuerpo es muy importante y como tal hay que valorarlo pero sin dejar que su conformación sexual dictamine las relaciones entre los individuos.


 

SUGERENCIAS DIDÁCTICAS

 

•  Lenguaje sexista. El lenguaje transmite los estereotipos. Haz una lista con todas las palabras que piensas que contribuyen a asignar un papel determinado a hombres y mujeres. Compara esta lista con la de tus compañeros y entre todos elaborad un diccionario de términos sexistas. Podéis hacer un póster y colocarlo en el aula y cuando en clase alguien utilice uno de esos términos analizar cuál ha sido el contexto y si al hacerlo estaba transmitiendo ideas preconcebidas hacia el sexo femenino o masculino.

•  Observa la tele y verás cómo los estereotipos de género son utilizados y transmitidos muy frecuentemente por la publicidad con el fin de vender sus productos. Elige 10 anuncios de televisión, analiza el papel de los personajes y extrae conclusiones. Te puedes ayudar de una tabla como ésta:

ANUNCIO PRODUCTO

MUJER

HOMBRE

MENSAJE

Describe el anuncio

Describe a los personajes femeninos

Describe a los personajes masculinos

Analiza el mensaje que el anuncio pretende transmitir.

 

 

 


Comments

Write Comment
Name:Guest
Title:
BBCode:Web AddressEmail AddressBold TextItalic TextUnderlined TextQuoteCodeOpen ListList ItemClose List
Comment:

Powered by AkoComment 2.0!


< Anterior

Buscar

NOTICIAS

Si quieres estar informado de las actividades Transversalia apuntate a nuestra lista de noticias






desde Twitter

Del.icio.us

DISTRIBUIR

 


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.