Inicio arrow para el Consumo arrow La tiranía de la moda (unidad didáctica)
   
 
La tiranía de la moda (unidad didáctica) Imprimir E-mail

En los últimos años, el fenómeno de la moda ha cobrado gran importancia y cada vez más personas se ven influidas por las reglas que cada temporada nos impone. Tal es así, que en ocasiones llegamos a confundir nuestra personalidad con nuestra apariencia y juzgamos equivocadamente a las personas por la ropa que visten.

 >> version flash    

>> descargar flash (.zip) 

>> version .pdf

 

¿Cuáles son las medidas ideales para el cuerpo de una mujer? Seguramente habéis escuchado muchísimas veces 90-60-90 como las medidas de cadera, cintura y pecho que se consideran perfectas en una chica. ¿Estáis de acuerdo? Y ¿que pasa con quien no las cumple? ¿Qué pasa con las mujeres de caderas anchas o pecho pequeño?

Si pensamos en esto detenidamente nos daremos cuenta de que no tiene mucho sentido considerar un tipo de cuerpo como ideal y rechazar todos los que no se ajustan a estas dimensiones. Es más, todos los cuerpos son diferentes, con diferentes medidas y no hay razón para pensar que unos son más bellos que otros o más perfectos.

Si hacemos un pequeño recorrido histórico por la idea de belleza podremos comprobar que no siempre las mujeres altas, delgadas y rubias han sido consideradas las más bellas. En otros tiempos, las mujeres de anchas caderas y más bien voluminosas representaban la salud y la maternidad y eran el modelo más deseado.

Numerosos pintores del renacimiento representaron en sus cuadros estas mujeres sonrosadas y alegres, símbolo de la feminidad. Ahora, en el siglo XXI, los modelos femeninos conforman un rígido esquema al que parece obligatorio adaptarse y muchos artistas reflexionan sobre ello. En una obra reciente de Carmen Sigler, podemos ver como la artista utiliza una comparación entre los viejos y los nuevos modelos de belleza para hablarnos de la enorme presión que la moda ejerce sobre el gusto y de la tiranía que supone pretender encajar en unos modelos en ocasiones antinaturales.

Estas imágenes son de un vídeo titulado Des-medidas. Podemos ver al principio la imagen de una figura femenina extraída de un cuadro renacentista. Esta mujer símbolo de la belleza de su época, podría ajustarse con un poco de imaginación a la imagen de las súper top models que aparecen en todas las revistas y desfiles de moda de hoy en día. Es rubia de pelo largo, delgada, de cintura estrecha, etc... Aunque es una imagen del pasado podemos ver que tiene una cierta semejanza con el ideal propuesto actualmente por la publicidad y la moda. A su lado aparecen los números 90-60-90 en una clara referencia a las dimensiones reclamadas hoy día.

Image

Carmen Sigler, Des-medidas (fotograma del vídeo) , 1988


A lo largo del vídeo otras mujeres, morenas, rubias, altas, delgadas, van apareciendo a un lado de la imagen debajo de una gráfica que representa su altura. Sus dimensiones aparecen al otro lado de la imagen. Estas mujeres llevan en sus manos un metro con el que se miden la cintura. Ninguna de ellas se ajusta a la medida propuesta como ideal, a las medidas del canon perfecto, de las top models o la pintura. Todas son diferentes, todas son especiales pero se esfuerzan por compararse una y otra vez con el modelo de cuerpo propuesto como ideal en una situación de continua frustración. Si lo pensamos detenidamente es como querer que todas las personas encajen en una cajita de dimensiones muy reducidas, lo que empobrece muchísimo la diversidad de formas que tiene el ser humano, de colores de pelo, de ojos, de alturas, de colores de piel, etc...

Image
 

Carmen Sigler, Des-medidas (fotograma) , 1988



Image

 

Carmen Sigler, Des-medidas (fotograma) , 1988


Las mujeres necesitan desprenderse de estas ataduras superficiales para poder vivir felizmente, aceptando su cuerpo y el de los demás. Aun así éste no es un problema exclusivo de las mujeres. Cada vez más la moda, el cine y la televisión están marcando las directrices de cómo tienen que ser los hombres para gustar a las mujeres, solamente hay que prestar un poco de atención para ver que los chicos y chicas de los anuncios no se corresponden realmente con la gente que vemos por la calle, y que cuando vamos a comprarnos ropa, las tallas están diseñadas para un tipo de persona que no se ajusta con la realidad. ¿Debemos nosotros ajustarnos a las tallas de la ropa o la ropa debe ajustarse a nuestras medidas?

La artista Martha Rosler ha reflejado también en su trabajo su preocupación por estos temas. Las siguientes imágenes pertenecen a un vídeo titulado Marta Rosler lee Vogue. Básicamente consiste en la propia artista sentada en un sillón leyendo la revista Vogue y la cámara desde atrás registra qué es lo que está leyendo. Se trata de imágenes de modelos femeninas que página tras página muestran diferentes ropas, siempre en actitudes muy seductoras. Leer revistas de moda o actualidad es un acto muy cotidiano que la artista recupera en este caso para llamarnos la atención acerca de los modelos femeninos que proponen. Todas las páginas son muy parecidas y presentan un ideal de mujer seductora, atractiva y preocupada por la apariencia física.

Image
Martha Rosler, Sin título, 1980


Image
Image 
Image
Image
 
Martha Rosler, Martha Rosler lee Vogue (fotograma del video), 1982


Este vídeo fue grabado en 1982 pero la situación que representa se repite todavía hoy. Mirad la televisión y veréis que la mayoría de presentadoras y azafatas responden a los mismos patrones, igual que los maniquís de los escaparates de ropa y las modelos de publicidad y moda. Una verdadera discriminación hacia la diferencia corporal está teniendo lugar en los medios de comunicación y se transmite a la sociedad a través de la repetición continua de unas figuras estereotipadas.

Muchas personas no se sienten a gusto en su propio cuerpo por compararse continuamente con las grandes modelos. A veces esta insatisfacción culmina en enfermedades nerviosas que provocan trastornos en la alimentación, en una baja autoestima, sentimientos de inferioridad, etc... Es importante aprender a respetarse e identificar los estereotipos que se repiten continuamente a nuestro alrededor y que en ocasiones, sin darnos cuenta, condicionan nuestra vida.

Las siguientes imágenes son de la artista yugoslava Marina Abramovic , muy conocida por sus performances en las que generalmente utiliza su propio cuerpo como medio de expresión. En este caso se trata de un vídeo titulado El arte es bello, los artistas deben ser bellos . Es un buen ejemplo de cómo la búsqueda de una belleza estereotipada llega en ocasiones a provocar serias situaciones de frustración.

En el vídeo, la propia artista en primer plano se peina continuamente a la vez que repite el título una y otra vez. Cada vez que se pasa el cepillo por el cabello su voz se vuelve más nerviosa, más enfadada y sus manos más rápidas y furiosas. Ser bella es una obligación que la está haciendo sufrir. Al peinarse cada vez sus tirones son más fuertes y llega incluso a arrancarse algunos mechones.

Este vídeo, de gran impacto visual, trata de un tema muy importante en el mundo de arte ¿debe el arte ser bello? ¿Podemos considerar arte una pintura o escultura desagradables a la vista? ¿Qué es lo que nos importa del arte? ¿Su belleza estética o su capacidad de emocionarnos y comunicar? A través de la misma acción repetida, donde durante más de 20 minutos la artista se peina sin parar, se nos plantean muchas cuestiones, ¿Qué es la belleza? ¿Quién dice lo que es bello? ¿Es necesario sufrir para ser bella según los cánones que marca la moda?

 

Image

Image 

Marina Abramovic, Art is beautiful, artist must be beautiful , 1980



Vamos a ver ahora una imagen del artista Dionisio González . Se trata de una fotografía en la que varias chicas se encuentran colgadas en un armario, junto a la ropa. Están en ropa interior y sus cuerpos responden perfectamente a las dimensiones consideradas como ideales. Parece como si ellas también fueran algo accesorio, un abrigo, una falda que está colgada en el armario esperando ser utilizada. En ocasiones nos sentimos exageradamente influenciados por la moda y ésta pasa de ser un complemento accesorio a ser parte fundamental de nuestra personalidad y confundimos la belleza con llevar determinadas marcas, y el estilo o el carácter con utilizar determinados complementos. Las chicas de la fotografía están colgadas en el armario, parece que viven ahí, entre la ropa, pendientes de la moda.


Image

Dionisio González, Cloackroom, 2001


La siguiente fotografía es de la artista Nuria León. Es muy interesante reflexionar acerca de las ideas que nos plantea esta imagen. Con el título de Sara se trata de una chica muy maquillada con una peluca de plumas naranjas en la cabeza y que lleva en la boca, casi a modo de lengua, un estuche de maquillaje. En cierta manera podemos establecer una comparación con las mujeres de algunas tribus de África que se deforman el rostro y el cuerpo siguiendo las normas que mandan los cánones de su tribu.


Image

Nuria León, Sara, 2001


Para nosotros, desde nuestra sociedad occidental, es un comportamiento primitivo y extraño el maquillarse el rostro con barro y pigmentos o introducir un plato en la boca desde la niñez hasta que ésta se va deformando con el crecimiento, o alargar el cuello utilizando un procedimiento parecido. Pero...visto así, ¿no es también extraño ponerse pestañas postizas? o ¿hacerse la cirugía estética para tener los labios más grandes? Si lo pensamos bien, nuestro comportamiento no es tan distinto al de las gentes de otros lugares del mundo y la moda, entendida de manera amplia, nos hace en ocasiones llegar a situaciones exageradas de sufrimiento corporal.

Vamos a poner el ejemplo ahora de la artista Orlan . Su trabajo es realmente interesante desde el punto de vista de la influencia que ejerce sobre nosotros la moda y el deseo de ser bellos. Esta artista ha escogido como material de trabajo su propio cuerpo y se ha realizado multitud de operaciones de cirugía estética que la han transformado completamente de arriba abajo. Su rostro ya no es como era, sus labios, su frente, sus pómulos, etc... todo ha sido modificado de manera quirúrgica. Pero ella sigue siendo la misma. Orlan es Orlan, ahora con un rostro y mañana con otro.

Image

Image

Image 

 

Orlan, New York omnipresence (detalle performance) , 1993



Esta artista define su trabajo como arte carnal y, según dice ella misma no se trata de un manifiesto contra la cirugía estética sino contra los estándares de belleza en los que se inscriben las mujeres y también los hombres. Es una posición feminista que se interesa por la cirugía estética como herramienta de manipulación del cuerpo femenino principalmente para ajustarse a unos modelos corporales impuestos por la moda



SUGERENCIAS DIDÁCTICAS

1.Pase de moda. Pasa de la moda.

¿Te gustaría ser modelo? No necesitas ninguna característica especial, simplemente ser tú. Bajo el lema Pase de moda. Pasa de la moda realiza un diseño sencillo y constrúyelo con papel, cartón, tela y materiales reciclados. En un pasillo o en el patio realizad un pase de modelos mostrando a todos vuestros diseños y explicando a los demás que no es necesario parecerse a los cánones para ser especial.

2. Publicidad sin estereotipos.


Escoge un producto. Inventa un anuncio televisivo para vender ese producto. Procura que en tu anuncio se resalten las características positivas del producto y no se utilice el cuerpo femenino como reclamo. Compara tu anuncio con uno que aparezca en televisión vendiendo el mismo producto. ¿Cuál crees que puede funcionar mejor? ¿Es necesario cumplir los estereotipos para vender más? 

 

Comments

Write Comment
Name:Guest
Title:
BBCode:Web AddressEmail AddressBold TextItalic TextUnderlined TextQuoteCodeOpen ListList ItemClose List
Comment:

Powered by AkoComment 2.0!


< Anterior

Buscar

NOTICIAS

Si quieres estar informado de las actividades Transversalia apuntate a nuestra lista de noticias






desde Twitter

Del.icio.us

DISTRIBUIR

 


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.